Croquetas caseras de jamón

16 enero 2018

Las croquetas son uno de los entrantes más buenos que hay y puedes prepararlas muy variadas.

Esta receta de croquetas caseras de jamón es muy fácil de hacer y está buenísima.

Croquetas caseras de jamón

Las croquetas son un plato que suele gustar a todos, tanto a los pequeños como a los mayores. Las más comunes, las de jamón, son muy sencillas de preparar.




Hoy, 16 de Enero, es el Día Internacional de la Croqueta y, como no podía ser menos, os traigo la receta de croquetas caseras de jamón. Ya os había enseñado en blog a preparar las croquetas de cecina y queso de cabra con Thermomix y las croquetas de queso azul con Thermomix pero a mano no os había enseñado aún como las hago y hoy me parece un día perfecto para hacerlo.

A mi, desde muy pequeña, me chiflan las croquetas. Es un plato que siempre suelo pedir cuando salimos a comer fuera y no creo que nadie dude que las croquetas caseras son infinitamente mejores que las croquetas congeladas, pero hay mucha gente que suele comprar éstas últimas porque piensa que hacer croquetas es muy complicado pero...¡nada más lejos de la realidad! Es bastante fácil y solo necesitas ponerte una tarde a hacer unas cuantas y congelarlas antes de freírlas para tenerlas de reserva en el congelador, mucho más sanas que las congeladas industriales.

Ahora te dejo el vídeo de la receta y, si te gusta, te puedes suscribir a mi canal de Youtube haciendo click en el botón rojo que aparece debajo. También te dejo los ingredientes y la receta escritos.







Vídeo






Ingredientes (20 unidades aprox.)
  • 80 gr de mantequilla
  • 70 gr de aceite
  • 800 gr de leche entera
  • 200 gr de harina
  • 120 gr de jamón serrano en taquitos pequeños
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Pan rallado
  • 2 huevos
  • Harina (para rebozar)
  • Aceite para freír






Preparación

  1. En un cazo grande ponemos el aceite junto a la mantequilla a calentar.
  2. Cuando se haya derretido por completo la mantequilla añadimos la harina y removemos bien hasta empaparla por completo con la grasa. Dejamos que se cocine, sin parar de remover para que no se queme, durante unos minutos hasta que se tueste un poco.
  3. Vamos añadiendo poco a poco la leche caliente (la podemos calentar un poco antes en un cazo o en el microondas), removiendo enérgicamente con una cuchara de madera. Cuando se haya mezclado por completo el primero chorro de leche que hemos añadido, añadimos el siguiente y así hasta incorporarla toda y no dejando nunca de remover con la cuchara de madera. Es importante mezclar con una cuchara de madera y no con unas varillas porque con las varillas llegará un momento que nos cueste mucho remover la mezcla.
  4. Añadimos sal al gusto, nuez moscada y pimienta negra recién molida. Seguimos removiendo hasta que se espese un poco más y añadimos el jamón en taquitos. 
  5. Seguimos removiendo para incorporar bien el jamón al resto de la mezcla y seguimos removiendo hasta que obtengan la consistencia perfecta. Esto va un poco a gustos, hay gente que le gusta que queden más líquidas aunque después sea más difícil darle forma pero, para mi, la consistencia perfecta es cuando al pasar la cuchara de un lado a otro del cazo se ve durante unos segundos perfectamente el fondo del cazo antes de que la masa se vuelva a unir (ver en el vídeo).
  6. Cuando tengamos la consistencia que deseamos pasamos la masa a una manga pastelera con boquilla ancha (así es como lo hago yo porque es mucho más sencillo después darle forma) o a un tupper (si se quiere después dar forma con dos cucharas). Dejamos que repose en la nevera al menos 4 horas aunque mejor de un día para otro.
  7. Pasado el tiempo las rebozamos y damos forma pasándolas primero por harina, después por huevo batido y por último por pan rallado.
  8. Ahora, si queremos podemos congelarlas, antes de freírlas y si no directamente pasamos a freírlas. Las freímos en abundante aceite caliente hasta que tomen un tono dorado oscuro. Si las freís congeladas no hace falta descongelarlas previamente pero las añadiremos de pocas en pocas al aceite para que no la enfríen y no se abran al freír.
  9. Las servimos calientes.


Quizás también te interese:




Puedes hacerte miembro de mi grupo de facebook 'Recetas de cocina con y sin Thermomix. Amigos de Saltando la dieta' y subir a él cualquier receta que hagáis de las que tengo subidas al blog. ¡También podéis compartir vuestras propias recetas!

Redes sociales:








Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario