Cordero asado en cazuela: la receta de mi abuela

12 diciembre 2017

Esta receta de cordero asado en cazuela es la que hace mi abuela y la verdad es que está buenísima.

Puedes preparar el cordero unas horas antes y calentarlo justo antes de comer, quedará igual de bueno.



Siempre que preparamos el cordero asado en cazuela solemos darle un pequeño toque de horno al final para que quede mucho más dorado y crujiente.




Sin duda la receta que os traigo hoy es una de mis favoritas: cordero asado en cazuela. Esta receta es la que enseñó a preparar mi abuela a mis tías y mi madre y para mi es una de las mejores formas de disfrutar el cordero o lechazo. Nosotras siempre lo preparamos en momentos de fiesta como en Navidad porque puedes prepararlo unas horas antes de servirlo. Justo antes de comerlo le damos un pequeño toque de horno y estará como recién hecho.

Para que nos de como resultado un cordero sabroso y de primera, es importante usar buena materia prima: un cordero o lechazo de calidad y un aceite de oliva virgen extra de primera. En esta ocasión utilicé aceite de la variedad Cornicabra de OleoExt. A la hora de disfrutar el cordero lo acompañamos de un buen vino D.O Ribera del Duero de Pagos del Rey: el tempranillo "Altos de Tamaron".

Ahora te dejo el vídeo de la receta y, si te gusta, te puedes suscribir a mi canal de Youtube haciendo click en el botón rojo que aparece debajo. También te dejo los ingredientes y la receta escritos.







Vídeo





Ingredientes (para 4 raciones)

  • 1.2 kg de cordero o lechazo en trozos (de la parte que más os guste)
  • 3/4 de vaso de vino blanco
  • 6 cebollas de tamaño pequeño o 3 medianas cortadas en cuartos
  • 5 dientes de ajo
  • 2 ramitas de romero
  • Tomillo
  • Agua
  • Sal
  • Aceite de Oliva Virgen Extra






Preparación

  1. Salamos el cordero al gusto. Chafamos los ajos con las manos o con la hoja de un cuchillo.
  2. Cubrimos el fondo de una olla baja (en la que nos entre todo el cordero) con Aceite de Oliva Virgen Extra y la ponemos a calentar a fuego máximo. Cuando esté bien caliente doramos el cordero por todos los lados.
  3. Bajamos el fuego a medio-bajo y añadimos los ajos chafados, las cebollas, el tomillo y el vino blanco. Dejamos que se reduzca el alcohol y añadimos un chorro de agua (sin pasarnos para no encharcar el cordero). Tapamos un poco la olla con la tapa y dejamos que se cocine a fuego medio-bajo, destapando de vez en cuando el cordero para ir dándole vueltas y para añadir más agua a medida que se va evaporando. Dejamos que se cocine hasta que el cordero esté tierno y la carne se empiece a desprender del hueso que será, aproximadamente, al cabo de una hora o hora y algo de cocción, pero esto depende de la carne.
  4. Cuando esté listo hay dos opciones: servirlo así o dorarlo un poco más en el horno.
  5. Para dorarlo en el horno: pasamos todo el contenido de la olla a una fuente apta para horno junto con las dos ramitas de romero y lo horneamos durante 10-15 minutos a 180º con el horno previamente precalentado a esa temperatura.
  6. Servimos caliente acompañado de unas patatas fritas y un buen vino.
Nota: podéis prepararlo unas horas o un día antes y guardarlo en la nevera, sin haberle dado el toque de horno. Justo antes de servirlo le damos el toque de horno y estará como recién hecho. 


Quizás también te interese:




Puedes hacerte miembro de mi grupo de facebook 'Recetas de cocina con y sin Thermomix. Amigos de Saltando la dieta' y subir a él cualquier receta que hagáis de las que tengo subidas al blog. ¡También podéis compartir vuestras propias recetas!

Redes sociales:








Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

1 comentario:

  1. Gracias por compartir esta receta familiar que tan buena pinta tiene. ¡Besos mil!

    ResponderEliminar