Cata de vinos en Vinoteo

04 diciembre 2018

Hoy os voy a contar cómo fue mi experiencia en la cata de vinos de Vinoteo. Ya os digo que para mí fue una experiencia increíble.






El pasado martes día 20 de Noviembre, mi madre, del blog Con cuchara y cucharón, y yo fuimos a una cata de vinos de la mano del delegado de la zona norte de bodegas Terras Gauda, Toni Moyán, que tuvo lugar en Vinoteo un restaurante ubicado en la calle Campoamor 29 de Oviedo. En la cata pudimos degustar 4 vinos acompañados de 4 tapas de la zona de la que provenía cada vino. Bodegas Terras Gauda elabora vinos de máxima calidad, con personalidad propia, a partir de variedades nobles cultivadas en las condiciones idóneas y venificadas según la tradición de la zona, procesadas con la tecnología más avanzada y los máximos cuidados.






    


Para empezar la cata, degustamos La Mar de Terras Gauda que es un vino blanco elaborado por Bodegas Terras Gauda en la D.O. Rías Baixas.

 VARIEDADES: coupage de Caíño Blanco (85%), Albariño (10%) y Loureiro (5%).


 


Es un vino blanco perfilado, intenso y profundo con evocadores e intensos aromas maduros de frutas de hueso como el melocotón, sugestivos recuerdos de melón, piña y caqui junto a una insinuante fragancia de lichis. Se asoma una atractiva mineralidad, mostrando notas terrosas y frescos apuntes salinos. Estos potentes aromas descansan sobre tenues recuerdos de hiervas aromáticas y florales, finalizando en un fondo de lía fina cremoso y envolvente.


 MARIDAJE: Es ideal para acompañar pescados y mariscos gracias a su buena acidez, pero el abanico de maridajes se amplía gracias a su poderosos cuerpo y volumen, pudiendo combinarse con guisos o carnes al horno sin descartar platos especiados o ligeramente picantes.

En esta cata lo acompañamos de unos mejillones de las rías galletas en salsa verde que estaban espectaculares.



      


 Continuamos la cata con Val de la Loba 2015. Es un vino tinto de la D.O. Bierzo, elaborado por Bodegas Pittacum en la localidad de Arganza, El Bierzo-León. VARIEDAD: Mencía 100% Es un vino intenso, la fruta seduce la nariz, violetas, la barrica escondida. Elegante y complejo. Equilibrio en boca, denso, suave, fresco y final largo.

 


MARIDAJE: Suculentos guisos tradicionales de legumbres, aves de corral y sus arroces, cefalópodos como el pulpo, pescados azules, chacinas, hongos salteados o guisados, tortillas, empanadas también de pescado, ensaladas correctamente aliñadas. Los vinos de esta añada se caracterizan por un excelente equilibrio entre estructura, acidez y textura en boca. Una añada que se podrá guardar perfectamente.  

Lo acompañamos de una tosta de botillo cocido con pimientos asados del Bierzo. Yo nunca había probado el botillo y esta tosta me pareció simplemente divina. Quizás fue la tapa que más me gustó.







El tercer vino fue Heraclio Alfaro rioja crianza de 2013 es de su nueva bodega Heraclio Alfaro ubicada en la localidad del mismo nombre, en La Rioja. Hemos tenido el honor de ser los primeros en probarlo.le El resultado es un vino rico en matices, equilibrado y singular. 

VARIEDADES: Tempranillo, Garnacha y Graciano.     

Este vino lo acompañamos de unas patatas a la riojana, un plato que le quedaba ideal. Yo, en este momento, ya estaba llena pero a la cata aún le faltaba un plato y el postre. Por lo que os puedo decir que fue bastante generosa la cantidad de comida (y vino).



     



       


 Y por último catamos QS2 Sardonia de 2014 es de unos viñedos propios en Villabáñez y Sardón de Duero, provincia de Valladoliz, Castilla y León. VARIEDADES: Tempranillo (tinto fino) 78%, Cabernet Sauvignon 11%, Petit Verdot 4%, Syrah 4 %, Malbec 3%. 

    

Es un vino de fruta muy fresca en nariz, nada domina pero todo esta. Encontramos notas de cerezas, pimientas, frambuesas y violetas. En boca persiste la misma sutilidad, mostrando un ataque frutal fresco y contenido que da paso a unos taninos muy equilibrados y suaves. Al final nos deja un recuerdo de tizas en boca que nos refresca y enmarca una acidez muy equilibrada. Vino para beber y disfrutar largo tiempo.       

La última tapa que acompañaba al último vino fue tortilla de patatas con morcilla de sotopalacios. Deciros que estaba de vicio y, si nunca probasteis la tortilla con morcilla, os lo recomiendo porque el sabor de la morcilla es muy sutil en la tortilla y queda ideal.     

Después, aunque no entraba en los planes iniciales de la cata, nos dieron de postre una trenza de hojaldre con distintintos rellenos, aún caliente, que estaba buenísima.


 Solo me queda dar las gracias a Juanjo Cima gerente de Vinoteo y Tablas de Campillín y a todos los que organizaron la cata. Fue una experiencia única que a mi madre y a mi nos encantó. Así que os animo a todos a asistir, si podéis, a las próximas catas que organicen porque, de verdad, merece la pena la experiencia. ¡Y si váis contádmelo!      

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario