San Jacobos de lomo con pimientos del piquillo

12 abril 2016

Hoy os traigo unos deliciosos San Jacobos de lomo de cerdo con pimientos del piquillo...






Aunque originariamente los San Jacobos son una preparación de queso entre dos lonchas de jamón cocido, hoy os traigo una variación: queso y pimientos del piquillo entre dos rodajas de lomo de cerdo.
Realmente están buenísimos y son muy fáciles de hacer. 




En Asturias tenemos los "cachopos" que se hacen originariamente metiendo queso y jamón serrano entre dos filetes de ternera, rebozándolo y friéndolo, así que podríamos decir que lo que os traigo hoy también es una variación de cachopo. Para todos aquellos que no los hayáis probado nunca, os invito a que vengáis a mi tierrina y los probéis porque están... ¡de chuparse los dedos! Eso si, en Asturias tenemos fama de comer abundante y los cachopos tenían que hacernos justicia en eso... ¡depende del sitio puede que un cachopo llegue para más de 3 personas! Así que si venís es mejor preguntarle al camarero cuantos debeis pedir.

Ahora os dejo con el vídeo de la receta, los ingredientes y la preparación. ¡Espero que os guste!






Ingredientes (para 4 San Jacobos)

4 filetes de lomo de cerdo adobado abiertos en libro (pedir que os los abran en la carnicería o comprar 4 gruesos y los abris vosotros en casa)
4 lonchas de queso
4 pimientos de piquillo
Harina para rebozar
Pan rallado
2 huevos
Aceite para freir


Preparación

  • Si no os cortaron los filetes en la carnicería, con un cuchillo los abrimos a la mitad sin llegar a separarlos del todo para que queden abiertos en forma de libro. Necesitaremos 4 "libros".
  • En el medio de cada "libro" de lomo pondremos una loncha de queso y un pimiento de piquillo. Los cerramos.
  • En un plato pondremos un poco de harina para rebozar, en otro plato un poco de pan rallado y en otro plato hondo batimos los dos huevos.
  • Pasamos cada "libro" de lomo por harina, por el huevo batido y por el pan rallado, en ese orden y cubriendo todo el "libro" de lomo.
  • En una sarten echamos bastante aceite para freír y cuando esté bien caliente freímos los San Jacobos a fuego medio, para que no se queme el rebozado y se hagan por dentro. Los vamos sacando cuando estén bien dorados y podemos ponerlos en un plato sobre papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Servimos.






Redes sociales:







Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario